Inicio » Blog Cycling Friends

Blog Cycling Friends

 

Hoy vamos a hablaros de cómo regular nuestra bicicleta antes de comenzar una clase de ciclo indoor, con el objetivo de evitar lesiones y lograr el mayor rendimiento.

El ciclo indoor es una actividad que encontramos en prácticamente todos los centros deportivos, tiene un gran volumen de usuarios y sigue en auge tras años de evolución. Quizá la mezcla de entrenamiento, motivación y música sea la clave de ello.

Pero tenemos claro que para una buena ejecución y disfrute de esta clase debemos adoptar unas posiciones y posturas adecuadas sobre la bicicleta. Por ello desde Cycling Friends, vamos a dar unas indicaciones ideales* de cómo realizarlo.

*Confirma siempre con tu instructor estas posturas, ya que cada persona es diferente y estas posiciones pueden variar (altura, lesiones, diferentes disciplinas ciclistas).

Normalmente las bicicletas nos permiten regular, al menos, 3 puntos diferentes, altura de sillín, distancia entre sillín y manillar y altura de manillar.

Regulación del Sillín (Altura)

Nos situamos de pie en paralelo a la bicicleta, colocando el sillín a la altura de la cresta ilíaca, con ello logramos una medida aproximada. Tras ello, nos subimos a la bici y con uno de los pies en el punto más bajo de la recorrido de la pedalada y el pie en paralelo al suelo, la rodilla debe quedar ligeramente flexionada.

Regulación del Sillín (Horizontalidad)

La distancia entre el sillín y el manillar,  debe ser la que nos permita colocar los pies en paralelo (90º y 180º) respecto suelo, coincidiendo la rodilla con el centro del eje del pedal.

El sillín debe estar en paralelo al suelo, siendo confortable en todo momento.

Las lesiones más comunes provienen de una mala regulación de la bicicleta, por ejemplo:

Un sillín demasiado alto hará que las caderas se balanceen demasiado, creando molestias en lumbares y problemas de rodilla.

Un sillín demasiado bajo nos llevará a abrir las rodillas,  creando presión innecesaria en el tendón rotuliano.

Si está atrasado no nos permite dejar los codos flexionados y hombros relajados y nos hará estirar la espalda, creando molestias. Y en caso adelantado, la rodillas sufrirán tensión  innecesaria por un exceso de estrés al igual que los hombros y trapecio.

Regulación del manillar

Es nuestro tercer punto a regular, debe estar más o menos a la altura del manillar, haciendo que nos encontremos cómodos a la hora de pedalear. Llegando a él desde las distintas posiciones sobre la bici y sin sobrecargar muñecas, hombros, abdomen y lumbar.

 

Recordamos que estas indicaciones deben ser supervisadas por el instructor, para una correcta realización de la actividad.

Juanjo Pérez

12/2/2017